Asesoramiento jurídico a favor de los miembros de la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar y sus familiares
 
El diagnóstico de la enfermedad de Hipertensión Pulmonar, tanto en primera persona como en la de un ser querido, es un trance siempre doloroso y difícil de sobrellevar. De repente todo se vuelve negro, y hay que buscar, siquiera por las rendijas, algo de luz que nos ayude a salir adelante y tomar conciencia de la situación con la que, desde entonces, se ha de convivir.
 
La Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar tiene entre sus fines el de ayudar en ese momento, en la búsqueda de apoyo, a todos los niveles, que el enfermo, su familia y su círculo próximo necesitan para intentar sobreponerse y vislumbrar el futuro con una mirada diferente y renovada. A ello responde la preocupación de la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar en dotar a sus miembros, socios, amigos y a la sociedad en general, y tanto a enfermos como a sus familiares, de un apoyo psicológico, que esperemos en breve se pondrá en marcha, y que, desde luego, tanta falta hace y tanto bien reporta a éstos a través de la actuación de los profesionales que con la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar colaboren.
 
Otro de los ámbitos en que resulta necesaria la intervención de profesionales para intentar dotar de una mejor calidad de vida a los enfermos de Hipertensión Pulmonar y familiares es el campo jurídico. En efecto, el padecimiento de la enfermedad por sí o por un familiar produce una serie de connotaciones a todos los niveles, con claros efectos jurídicos.
 
En ese empeño, la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar ha alcanzado un acuerdo con el Despacho de Abogados "ST MAAT Estudio Jurídico" para dar la pertinente cobertura jurídica en defensa de sus derechos e intereses.
 
Dicha actuación, extensiva a cualquier ámbito del Derecho, se centra en la búsqueda de las soluciones jurídicas a la realidad que viven los enfermos de Hipertensión Pulmonar y sus familiares; así como en el reconocimiento, por parte del Ordenamiento Jurídico, la Administración y la sociedad en general, de la enfermedad y el padecimiento que los afectados sufren.
 
Se trata de hacer uso de nuestro Estado Social, reconocido como tal en la Constitución Española, alcanzando un adecuado grado de calidad de vida mediante las diferentes prestaciones sociales y demás situaciones especiales que el Derecho reconoce a favor de aquellos que sufren alguna limitación, de cualquier clase, y sus familiares.
 
 
Nos referimos, en definitiva, del reconocimiento por parte del Derecho y la Administración Pública que al mismo está sometida, de la situación “especial” que los enfermos de Hipertensión Pulmonar y sus familiares sufren. Problemas como la pérdida de la plena capacidad para desarrollar una prestación laboral o trabajo ya sea por cuanta propia o ajena, la dificultad para mantener una plena movilidad, las situaciones de dependencia de los familiares o las consecuencias económicas de necesidad que dentro del núcleo familiar se producen por la existencia de la enfermedad, han de ser atajadas por el Derecho, la Administración y las Autoridades, al objeto de dotar a los enfermos de Hipertensión Pulmonar y su entorno de un adecuado grado de protección y cobertura social.
 
Y sin embargo, debemos poner de manifiesto, haciendo hincapié ahora expresamente sobre ello, que no se trata de luchar y exigir nada que no pertenezca a los enfermos, sus familias y amigos, o que no tengan derecho a ello. Como se suele decir, "no queremos que nos regalen nada", sino que se reconozcan las prestaciones y demás beneficios que, lícitamente, corresponden.
 
Partimos con el handicap del desconocimiento general de la enfermedad, la falta de adecuada atención por parte de los medios de comunicación social al respecto, y, por ende, la dificultad de concienciar a la sociedad del problema que supone el padecimiento de la misma. Además, los investigadores de la Hipertensión Pulmonar carecen de los necesarios medios económicos, técnicos y humanos que se merecen en el estudio de la enfermedad. Pero con todo y con ello, no hemos de cejar en el empeño de cumplir con los objetivos de la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar, y entre ellos en la “divulgación de la existencia de la enfermedad”, dotar a los enfermos de una mejor calidad de vida ayudando también a sus familiares y círculo próximo a convivir con la enfermedad y, con especial firmeza en lo que aquí respecta a “alcanzar un marco legal de actuación”, trabajando a favor de los enfermos y demás personas con éstos relacionados para que alcancen una adecuada calidad de vida eliminando las barreras jurídicas que aun hoy desgraciadamente sufren.
 
Esperamos alcanzar el éxito en estos objetivos, aunque seguro que conforme avanzamos en ellos surgen nuevas iniciativas que acometer. No cejaremos en el empeño.
 
Un saludo a todos,
   
Juan José Uriol Resuela
ST MAAT Estudio Jurídico
c/ Capitán Haya, núm. 13, Esc. Izq. 1º B.
28020 MADRID
 
Tel. 91 237 91 07
Fax: 91 237 91 06

911 28 88 57      647 63 05 15 - 645 89 05 32 - 661 73 42 04      Calle Pablo Neruda, 39 - 28980 Parla (Madrid)